Vamo´ a ponerla ya…

Temba_Vamo a PONERLA YA

Foto X: El Brujo (Gracias a la colobora ción de Bobby Lafebre, Claudia Hernández Ponce, Carlos Mireles y la Ciudad de Denver Colorado)

Lo siento, hoy voy a hablar nuevamente sobre hip hop cubano. Existen otros temas interesantes ahora mismo en la agenda: Los Papeles de Panamá, los rumores de que Marc Anthony ofrecerá un concierto en Cuba en el venidero mes de agosto, se espera que vengan a nuestro país los actores Jason Statham, Charlize Theron y Dwayne Johnson a filmar fragmentos de la octava parte de la saga Rápido y Furioso, la actuación de Chucho Valdés el 30 de abril próximo en La Casa Blanca, el viaje de artistas e intelectuales estadounidenses a La Habana del 18 al 21 de Abril también, entre los que estarán Smokey Robinson, Usher, Dave Matthews, entre otros.

Todas estas dimensiones culturales son súper geniales. ¿Cómo éstas serán aprovechadas por la comunidad hiphopera cubana? Precisamente ayer observaba junto a mi novia un audiovisual en el que comparten amistosamente Aldo, de Los Aldeanos, y un rapero de Zaragoza llamado Rapsusklei. Hay un instante en el que Aldo comienza a rapear utilizando la palabra flow (el flow es el estilo particular de cada rapera/rapero a la hora de interpretar sus canciones) al final o principio de cada palabra, y menciona: ¿Con qué gallina va a «flowpear» cantero…?

O algo por el estilo. Ese es un refrán muy viejo de Cuba, que en verdad reza así: ¿Con qué gallina va a chapear cantero, si gallo no pone huevo? Según el Diario El País -Chapear- significa limpiar la tierra de malezas y hierbas con el machete, según el DRAE -aunque en el caso del gallo-, lo que utiliza no es un machete sino las espuelas. El dicho proviene del culto afrocubano Palo Monte y significa que cada cual debe ir a lo suyo. Suena un poco sexista, pero no. Se aplica a la persona, hombre o mujer, que pretende hacer algo que sobrepasa sus capacidades físicas, intelectuales o económicas, actitud muy frecuente en la mayor de las Antillas. Tiene otra variante: “¿Con qué se sienta la cucaracha?”. Más allá del tufito sexista, me sentí muy complacido al ver que este rapero cubano (que bien sé no es el único, ni el primero), llevaba nuestro refranero popular a otras tierras, porque es como trasladar un pedazo de Cuba a otros sitios distantes.

Tal es el poder de nuestra música. Eso me hizo recordar una grata conversación con mi amigo Víctor Fowler acerca de 2 canciones del grupo Habana Abierta. La primera, “Como soy cubano”, una verdadera obra maestra de nuestro universo musical. Si Don Fernando Ortiz estuviera vivo y la escuchara, estoy segurísimo que echaría un pie sin ningún tipo de complejo, porque en ella confluyen géneros, estilos y ritmos como la conga, rap, reggae, jazz, timba, entre otros, en un ajiaco exquisito y perfecto. La otra canción se titula Rockotocompás, a golpe de guaguancó.

Recuerdo que la estábamos escuchando en casa de Fowler y de repente él me dijo, emocionado: Mira eso, Ale. ¿Quién se acuerda de los estibadores del puerto? Habana Abierta lo hizo… por eso es que son tan grandes. Coincido con él. También reconozco que las raperas y raperos cubanos (lo mismo en la isla que fuera de ella) son grandes. Enormes. Lograron que otros músicos nacionales e internacionales se fijaran en ellos. Dentro del patio, tenemos varios ejemplos: ¿Y qué tú quieres que te den? donde el propio Adalberto Álvarez rapea. Los temas: “El rap de la muerta”, “El rap de los detractores”, “El rap del picadillo de soya”, todas de la autoría de Jose Luis Cortés (El Tosco). La canción “El rap de la bicicleta” (que erróneamente se le atribuye a Irakere), del reconocido grupo Opus 13, cuando Paulo FG aún formaba parte de él. La de Irakere se titula “Dale a los pedales”, con letra del guionista y director Eugenio Antonio Pedraza Ginori, y data del año 1991. Me viene a la mente el video clip que Rudy Mora y Orlando Cruzata le hicieron a Juan Carlos Alfonso y su Dan Den con la popular canción “Dale al que no te dio” (1993), donde aparece la compañía de Tony Menéndez bailando breakdance. Me viene también a la mente la exposición titulada “Juegos de manos, juegos villanos”, de Jorge Martell en la galería Teodoro Ramos Blanco, en el capitalino municipio Cerro. Martell es el creador del famoso cartel “Obama…Give me five!” que le dio la vuelta al mundo. Los cuadros de la expo en cuestión representaban bailes interpretados por manos. Estaba presente el tango, el ballet… y también el breakdance. Grandes figuras del panorama rapero internacional como Dead Prez, Common, The Roots, ChocQuibTown, Lou Piensa, Black Star, entre otros, vinieron a nuestro país fascinados por el arte urbano que se desarrollaba aquí.

El año pasado vino el rapero y baterista Questlove a la Fábrica de Arte y en lugar de estar un día «echando» su arte, quiso estar tres. Porque le fascina este país, su gente y su música. Todos estos milagros y visibilidad han sido posibles gracias a la labor de muchas y muchos activistas (visibles e invisibles) de esta gran cultura: Rensoli, Balesy, La Fina, Tomás Fernández Robaina, Zurbano, Las Krudas, David e Ivia de OMNI, así como los miles de bailadores, grafiteros, DJs y maestras/os de ceremonia cubanos.

En todo esto estaba pensando mientras veía a Aldo defendiendo el rap cubano a niveles altos… pero lamentablemente siguen siendo pocos, muy pocos los comprometidos. No hay rap en la TV, casi no quedan espacios culturales para esta cultura de resistencia, existe una desidia que se acrecienta cada vez más entre sus exponentes. ¿Qué haremos entonces con este Tsunami cultural que se nos avecina, con esta híper-velocidad? ¿Cómo los hiphoperos podrán esgrimir herramientas efectivas para ser actores de cambio? ¿Nos interesa realmente empoderarnos? ¿Somos visibles? ¿Por qué Usher, Jay Z, Beyoncé, Rihanna y Ludacris no se reunieron con la comunidad hiphopera cubana en sus visitas a Cuba, a pesar de que sabemos que vinieron por vacaciones, por placer? ¿Cuántas puertas se hubieran podido abrir? Ante una somnolencia que parece durarle más de lo acostumbrado, sólo resta decir: ¡Vamo a ponerla ya, comunidad hiphopera cubana!

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*