Hombre de San Francisco planea colaboración de poesía hablada con cubanos

Paul S FloresCuando el artista de la poesía hablada Paul Flores oyó sobre la reanudación de relaciones diplomáticas y el proceso para terminar el embargo comercial cubano, de inmediato pensó en dos lugares: México y Francia.

México, porque ya no tendrá que ir ahí primero para disimuladamente volar de ahí a La Habana, y luego de vuelta. Francia, porque ya no tendrá que enviarle dinero a un amigo para que pagara por su boleto y luego se lo enviara por correo.

“Antes, no podías usar tarjetas de crédito porque quedaba como registro de que habías infringido la ley”, dice Flores, de 41 años, quien vive en Excelsior y enseña teatro en la Universidad de San Francisco. “¿No es ridículo que tuviera que hacer eso para ir a visitar a mi familia en Cuba?”

Aparte de los viajes y la familia, Flores tiene grandes planes para mezclar el teatro cubano y el teatro cubano-americano en uno, y esto comienza en junio, cuando espera viajar a La Habana para presentar su estilo único de teatro Hip-Hop. Está planeando usar su tarjeta de crédito o de débito de los Estados Unidos por primera vez. Se han relajado las restricciones para ese tipo de pagos, aunque tan recientemente como en febrero, la infraestructura todavía no estaba en pie, invalidando tal conveniencia.

Él necesitará estar mostrando dicho plástico para seguir su plan de reclutar poetas locales para que vengan dentro de un año para montar una producción en dos idiomas.

“Los cubanos vendrán aquí, y eso nunca ha sucedido”, dice. “Nunca hemos tenido una colaboración cubana de Spoken Word con artistas de los Estados Unidos”.

La pieza, llamada “Poetas de la Poesía Hablada en La Habana” está siendo desarrollada actualmente, y ese es otro aspecto relacionado con las artes que él espera se hará más fácil con la normalización de las relaciones. Siempre es difícil encontrar patrocinadores corporativos para actividades ilegales. Incluso fondear por internet ha requerido un elemento de subterfugio, dice él. En cuanto las plataformas en línea se dan cuenta de que es una campaña cubana, lo retiran por miedo a las represalias gubernamentales.

Ahora él podrá promocionar abiertamente y espera que habrá más fondos que recaudar porque habrá más artistas locales dispuestos a realizar el viaje. Flores siempre ha tenido dificultad para encontrar artistas dispuestos a arriesgar su regreso por México, porque significa pasar por la aduana.

 

Paul S. FloresMiedo “Gulag”

“Pasas por todo ese miedo “gulag”, dice. “¿Me van a detener y esculcar las cavidades y acusar de algún crimen?”

Flores nació y fue criado en San Diego. Sus padres también son estadounidenses, pero fue muy cercano a su abuela y a sus primos cubanos, y ve las cosas a su manera.

“Lo que quieren los cubanos es sentir que a los Estados Unidos le importa lo que les sucede a ellos”, dice. “Cuando sucede algún movimiento que desafía a la comunidad cubana de Miami que está tan llena de odio, siempre hay regocijo”.

Flores ha visitado Cuba cinco veces. Ha ido tanto de manera ilegal como legal para intercambios culturales autorizados.

“Algo muy importante”

“Esto es algo muy importante”, dice Flores, quien ha escuchado las historias de horror, “porque ya no tienes que preocuparte de que vas a recibir una carta del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos diciéndote, “Usted está acusado de realizar comercio con el enemigo. Nos debe $50,000 dólares”.

Una vez que se hagan públicos los patrocinadores y la fondeadora, Flores podrá ver un colectivo abierto de artistas viajando a cuba. El viaje que tiene planeado para junio podría ser el último en que vaya él solo.
“Cuando yo regrese, puede mostrar lo que he recolectado y documentado y creado, y esto probablemente impactará en otras personas que quiere ir para allá”, dice. “Va a cambiar la percepción de Cuba como lugar ilegal”.

 

Sam Whiting es un escritor del personal del periódico San Francisco Chronicle. E-mail: swhiting@sfchronicle.com Twitter:@samwhitingsf

Traducido por Pilar Rodríguez Aranda.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*